Connect with us
  • Junto a un grupo de profesionales trabaja en cómo disponer de productos que sean resistentes a los cambios climáticos

La ingeniero agrónomo de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso Viviana Barahona Leiva es una destacada profesional que se ha abocado a la investigación de alfalfa en secano, que es tolerante a la falta de agua y es resistente a cualquier clima adverso.

La profesional que trabaja en el Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA de Cauquenes, dialogó sobre este tema en Vox Populi Científico que dirige Manuel Tobar, presidente del Centro de Estudios Regionales, CER Valparaíso y conduce el periodista Gonzalo Gutiérrez. Este espacio se transmite por las redes sociales. En Facebook live a través de la página M.S.T.V. CL y por la página Facebook CER Valparaíso.

Gonzalo Gutiérrez, Viviana Barahona y Manuel Tobar

Viviana Barahona parte por explicar su vinculación con su profesión: “Entré a la Escuela de Agronomía en la Universidad Católica de Valparaíso porque me gustaba mucho la naturaleza. En esos tiempos no había la diversidad de ofertas de carreras que hay ahora. Me sentía atraída por la naturaleza. Me gustaba la botánica, tenía una mente relacionadora, quería entender por qué se caen las hojas, porque la vaca se apega al ternero y fui derivando hacia una línea más hacia la ganadería y hacia praderas naturales. Tuve profesores muy dedicados que me indicaron la senda hacia un mundo que está muy presente en la región que es el secano, donde solo se vive del agua de lluvia y todos los sistemas productivos del secano fueron parte de mi tesis y de la dedicación de mi trabajo, porque también permite entender cómo funciona el mundo, cómo funciona los sistemas, la vida, uno mismo. Los profesores tenían un estilo más filosófico. No solo analizar la plantita sino el mundo, la vida, hacia dónde vamos. Para mí fue fascinante y me quedé en ese tema”.

RECUERDO DE DOCENTES

De los docentes formadores recordó con cariño al profesor Fernando Cossio que era su docente de praderas y a Juan Gastó que fue su director de tesis y con quien hasta el día de hoy mantiene en contacto.

Para reafirmar su elección agregó que “me fui quedando en este tema. La condición de secano mediterráneo que se manifiesta en esta región, significa que se tiene un clina con las cuatro estaciones del año muy marcadas, que es muy escaso en el mundo. Hay pocos países que tienen esta condición y con la característica de que la agricultura solo depende del agua de lluvia y no hay sistemas de riego y no hay ríos”.

Ella es una porteña que trabaja en Cauquenes, hasta donde se trasladó hace varios años llegando a formar familia. Está en el Centro Regional INIA Raihuén, donde se investiga específicamente el sistema de secano: trigo, ganadería, viñedos, olivos, ovinos, praderas: “Principalmente nos reafirma el esfuerzo de investigación de muchos equipos que ha sido la constante búsqueda de especies resistentes a condiciones adversas climáticas como excesos de temperaturas, falta de agua, escasez hídrica, suelos salinos, etc., todo lo que va significando lo que nosotros llamamos estrés. Es la temperatura, el exceso de frío, el viento. Es gente que trabaja en cereales, en ovinos. Estamos buscando especies, razas, eco tipos que se adapten a estas condiciones porque vamos a tener como respuestas a lo que viene con el cambio climático”.

Viviana Barahona resaltó el trabajo que realiza el investigador Carlos Ovalle que está instalado en Chillán: “El trabajó mucho tiempo en estos sectores y empezó a darse cuenta de la importancia que tenían las leguminosas, es decir, todas las plantas familiares del poroto que son  forrajeras, los tréboles, el mismo espino que además de ser un muy buen recurso forrajero, aporta proteína a los animales  era una gran ayuda para el suelo, porque capta nitrógeno del aire y lo transforma como en salitre, en urea, va mejorando el suelo a través de las raíces. Son capaces de que ese suelo se reciba en mejores condiciones. Y él empezó a aplicar la alfalfa y junto a su equipo procedimos a aplicar diferentes alfalfas que se adaptaban a estas condiciones de calor, de agua, y ahora estamos en la etapa final en donde se está buscando de todas las que trajimos, las alfalfas que más se adaptan a las condiciones chilenas. Estamos llegando a un ecotipo de alfalfa que obviamente no va a estar verde todo el año pero que es una alfalfa que sobrevive al año siguiente, entonces cuando empieza a llover vuelve a rebrotar y es una alfalfa que crece en invierno”.

Trabajaron distintas líneas 70 ecotipos en la precordillera y en distintos secanos. Hoy se ha llegado a dos líneas y falta l última fase.

La profesional ha participado en más de 25 proyectos de investigación y en más de 15 publicaciones científicas y posee vasta experiencia en el desarrollo del Programa de Transferencia Tecnológica Territorial en el Secano Mediterráneo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MAS NOTICIAS

Página de Noticias De Pancho a Pancho y RECREO AL DIA hecho en Wordpress